Bancadas fijan posición frente a proyecto de ley que reconoce derechos al campesinado

Noticias Visto: 1468

Se escucharon opiniones en favor y en contra de la iniciativa al considerar que existen textos incoherentes.

Bogotá D.C., octubre 01 de 2019 (Prensa Senado). El proyecto de ley que busca reconocer al campesinado como sujeto de derecho a la tierra y a la territorialidad campesina y se adoptan varias disposiciones sobre la consulta popular, desataron diversas reacciones entre los senadores de la Comisión Primera, lo que llevó a la intervención de los voceros de cada bancada con asiento en esa célula legislativa.

Inicialmente se pronunció el senador Alexander López (Polo Democrático), ponente y uno de los autores del proyecto, quien consideró que debe prevalecer los derechos de los agricultores, quienes han sido olvidados por los gobiernos anteriores y de turno al no establecer políticas concretas para resolver la crisis en que se encuentran los pequeños y medianos agricultores en la tenencia de tierras como en apoyo para la productividad y comercialización.

Sin embargo, el punto que desató la controversia entre los senadores de la Comisión es el artículo de la iniciativa, donde se propone la consulta popular, aspecto que rechazaron varios de los legisladores al considerar que ese aspecto desataría más inconvenientes para los campesinos, ya que la consulta previa impide que se adelanten ágilmente proyectos de desarrollo para la obtención de elementos vitales como el agua, gas, electrificación e infraestructura para los procesos agrícolas, como lo señaló en su exposición el senador Germán Varón Cotrino (Cambio Radical).

“Los Tratados de Libre Comercio (TLC) han perjudicado notoriamente a los campesinos y una de ellas es la imposición de semillas procedentes de Estados Unidos transgénicas que son nocivas para la salud”, argumentó entre otros el senador López, al presentar uno de los motivos que llevaron a crear el proyecto para defender a los campesinos, agregando que el Estado debe responder a ese sector ya que ninguna reforma agraria ha beneficiado a los campesinos y eso es preocupante, sumado que ellos han puesto el mayor número en víctimas en el conflicto armado, reiteró.

Otro punto de vista argumentó el senador José Obdulio Gaviria (Centro Democrático), al indicar que “se descuartizaría la Constitución Política si es aprobado el proyecto y se debe realizar debate y ajustar de fondo dado que el articulado no es coherente y si es aprobado sin ajustes, podría desvertebrar la economía colombiana”.

Para el senador Enríquez Maya (Partido Conservador) se requiere de más tiempo para adelantar un profundo debate y detallar el fondo y contexto del proyecto en favor de los campesinos por ser un tema muy delicado y frágil de una población que merece toda la atención.

El partido Farc, en cabeza de su vocero Julián Gallo, solicitó que el debate se aplace para tener mejor contenido de la iniciativa y así lograr en consenso que se apruebe en el menor tiempo posible y así beneficiar a las miles de familias campesinas que siguen esperando una solución a su situación.

Es urgente que se trate este proyecto y se le dé la importancia que se merece ante la difícil situación en que se encuentran para su subsistencia los campesinos, recalcó por su parte el senador Gustavo Petro (Colombia Humana), agregando que en la actualidad cerca de 4 mil 700 familias campesinas están solicitando que se les devuelvan sus tierras donde fueron desplazados o usurpados sus terrenos por terratenientes y otros autores.

Por su parte, la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, excusó a los ministros de Agricultura y de Hacienda por su no asistencia, para participar en el proyecto, dado que se encontraban citados desde la semana anterior a los debates del Presupuesto Nacional que se estaba tratando en la Comisión Tercera.

Cumplido el tiempo de los pronunciamientos, la Comisión se levantó y se anunció proseguir con las discusiones el próximo lunes 7 de octubre, a las 10 a.m., siendo citados los ministros del Interior, Justicia, Hacienda y Agricultura.

 

Imprimir