Cuba, ¿la isla de la fantasía?

Senadores Visto: 326

Bogotá, 18 de enero de 2021. (Columna del senador John Harold Suárez Vargas).- Hermosa y enigmática isla del caribe, tierra de grandes deportistas como el inolvidable campeón olímpico de atletismo, Alberto Juantorena; artistas como Celia Cruz, Dámaso Pérez Prado ‘El rey del Mambo’, Polo Montañez, entre otros, han hecho que nuestro país herede su cultura musical, rica en ritmos como la salsa, el son, el bolero, entre otros.

Esta semana Cuba ha estado en la primera página de los medios de comunicación como consecuencia del comunicado que suscribimos los congresistas de nuestro partido, Centro Democrático, dirigido al presidente de la Republica, Iván Duque Márquez, en el que solicitamos, de manera respetuosa, sean revisadas las relaciones diplomáticas con el gobierno cubano, que iniciaron en el año de 1902, e históricamente han estado rodeadas  de altibajos desde la llegada de la dictadura comunista de Fidel Castro en 1959, rompiéndose en dos ocasiones en 1961 y en 1981.

Nuestro llamado tiene que ver con la negativa del régimen cubano a atender la solicitud de captura y extradición de varios miembros del ELN, entre los que se encuentran Nicolás Rodríguez, alias ‘Gabino’, ‘Pablo Beltrán’, y ‘Aureliano Carbonell’, responsables del fatídico atentado terrorista contra la Escuela de Policía General Santander, que dejó la lamentable cifra de 22 cadetes asesinados y más de 86 heridos.

No puede hacer carrera la falsa premisa impulsada por sectores políticos afines a la dictadura cubana, que sin su mediación es imposible lograr la paz en nuestro país. ¿Dónde queda nuestra soberanía tan invocada por los mismos que cuestionan el desarrollo de convenios de cooperación y asistencia firmado con otras naciones para la lucha contra el narcotráfico?

Es bueno recordar que la mayoría de grupos guerrilleros de Latinoamérica como el MRTA en Perú, el Frente Sandinista en Nicaragua, Tupamaros en Uruguay; ELN, M-19, y FARC en nuestro país, recibieron armas e instrucción militar por parte del castrismo y hoy en día con indicios de complicidad con el negocio del narcotráfico.  Recordemos como en la década de los 70 tuvieron auge los secuestros aéreos en la región, cuyo destino final curiosamente terminaba en la isla. No es creíble una objetividad de quienes con una mano entregan armas para la guerra apoyando y financiando terroristas y con la otra esbozan la bandera de la paz.

Engañan a los colombianos quienes quieren replicar el modelo económico y social impuesto en la ‘isla de la fantasía’ de la dictadura cubana, disfrazado de palabras cautivadoras como ‘progresismo’ o ‘socialismo del siglo XXI’. Un sistema político fracasado que culpa de todos sus males al imperialismo norteamericano y al bloqueo económico. Pero quien realmente ha bloqueado la libertad de expresión y la democracia ha sido el castrismo, causando la muerte en el mar caribe de más de 150.000* cubanos que han naufragado en búsqueda de oportunidades en 62 años de dictadura. Ya quisieran los opositores cubanos tener siquiera un 10% de las libertades que ofrece nuestro Estado a quien piense distinto. ¿Ustedes se imaginan que les sucedería a ellos si utilizaran el mismo lenguaje incendiario, pendenciero, lleno de verdades a medias, invitando a la desobediencia civil como lo hacen los lideres actuales de la oposición colombiana?

Grave y preocupante el informe “Cuba: el dosier secreto”, publicado el día de hoy por la revista Semana, donde denuncia la existencia de documentos oficiales que revelan la intención del régimen cubano en intervenir activamente en las elecciones del 2022, en una estrategia en la cual se encuentran involucradas ONG’s y se destaca  el incremento sospechoso del ingreso de ciudadanos cubanos médicos, profesores, entrenadores y deportistas, curiosamente sin existir en la actualidad ningún convenio con nuestro país para la presencia de brigadas médicas o deportivas.

Surgen varios interrogantes:

Nuestra comunicación al presidente Duque cobra prioritario interés pues nos encontramos ante graves hechos que incluso amenazan la seguridad nacional y nuestra democracia.

*Cifras estimadas por diferentes ONG´S y http://www.autentico.org/oa09682.php

Imprimir