Senado de la República

Estás en: Inicio

El rostro de la violencia pide justicia y atención al drama que padecen

“Esto parece una película de terror, son muchos los casos que se presentan a diario” Gina, victima con ataque de ácido.

Bogotá. D.C. noviembre 25 de 2016(Prensa Senado).-  La ley Natalia Ponce, creada para ayudar a las mujeres víctimas de este flagelo contempla entre 21 a 30 años de prisión y una multa de 644 millones a 1.932 millones de pesos, al agresor, cuando el ácido ocasiona daño en el cuerpo y si la víctima muere, de 33 hasta 50 años de cárcel.
 

Las mujeres, víctimas de ataques con agentes químicos en el país, viven una verdadera tragedia, desde el mismo momento que se comete la agresión contra ellas, el camino a la recuperación en muy traumático, debido a toda la tramitología para que la atiendan de manera oportuna. Ellas requieren de un tratamiento en la reconstrucción de su parte física y psicológica, además enfrentan el rechazo de la sociedad y el desempleo por su condición.
 

Gina Potes, víctima de ácido:

Sobreviviente de agentes químicos, quien fue quemada  con ácido junto con su hijo y su hermana, nos relata la calamidad vivida desde hace más de veinte años. Tiene en su rostro y cuerpo más de 70 procedimientos quirúrgicos. Gina deja ver entre su sonrisa los sinsabores del miedo y los momentos de depresión, angustia y dolor al inicio de su situación, pero que hoy se siente victoriosa porque le puso el rostro a la vida y así enfrentó su desgracia.
 

Expresa que lo más doloroso es la indolencia del Estado ante las tragedias vividas por las víctimas. Manifestó que no se debe ser permisiva con los hechos de violencia. “Debemos reclamar nuestros derechos y la protección que merecemos todas las víctimas”.
 

“No siento la presencia del Estado, aun así, pienso que una cicatriz no me hace menos mujer. Soy una convencida, que partiendo del respeto, la educación, la igualdad y oportunidad, se puede cambiar esta condición  en que vivimos hoy por hoy las mujeres”, dijo.
 

Manifestó que después de 20 años de su tragedia, aunque corre riesgo, no le importa, porque está dedicada a la defensa de los derechos humanos de las víctimas con agentes químicos. “Ese acto de atender a tantas mujeres atacadas me da mucho valor  y me llena de orgullo de poderlas ayudar, es muy duro y triste verlas quemadas”.
 

Relata, con mucha seguridad y orgullo, que gracias a su trabajo con las víctimas y a la persistencia  en la defensa de sus derechos, en su fundación Reconstruyendo Rostros, junto con otras víctimas y organizaciones, se han creado leyes en beneficio de las afectadas.
 

Dice que está en las manos de las mujeres afectadas de seguir adelante y hacer la diferencia. “Invito a las mujeres, que por más víctimas que hayamos sido, dejemos de victimizarnos más para convertirnos en sobrevivientes; el coraje y la fortaleza, son herramienta que todas necesitamos para seguir adelante”.
 

Gina hizo un llamado a las autoridades gubernamentales para que las tengan más en cuenta y no sólo en fechas especiales. “Deben ser más sensibles ante las situaciones de las mujeres en nuestro país, todas somos reales y tenemos muchas necesidades, queremos un apoyo real porque es un derecho para nosotras”.
 

Gina exteriorizó la lástima que le producen los agresores, “siento profunda pena por ellos, por hacer ese tipo de acto tan inhumano contra las mujeres, ojalá les caiga todo el peso de la ley”.
 

En medio de todo lo vivido,  a Gina se le ve muy tranquila, alegre, participa enérgicamente en las diferentes actividades que le invitan, para visibilizar el daño que los agresores le hacen a las mujeres. Solicita  más atención de parte del Estado y de la justicia para que se atienda en la reconstrucción de sus vidas.

Síganos en Twitter y Facebook

 

 

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
Ultima modificación: Viernes 25 de Noviembre de 2016 15:55

Síganos en redes