Senado de la República

Estás en: Inicio

Los siete y más pecados Capitales de Transmetro

  • por  Prensa senador José David Name
  • Tamaño fuente reducir tamaño fuente reducir tamaño fuente Aumentar tamaño fuente Aumentar tamaño fuente
  • Imprimir
  • E-mail
  • Compartir
Senador José David Name Senador José David Name

"Barranquilla espera la salvación de Transmetro, estamos listos a colaborar": senador José David Name (Partido De la U).

Bogotá D.C., abril 12 de 2013.- La etimología de la palabra capital proviene del latín Capitalis, que traduce principal. Para los católicos el pecado o el vicio capital es aquel al que la naturaleza humana está inclinada principalmente.

Los vicios suelen ser catalogados de acuerdo con las virtudes a las que se oponen y los pecados son capitales porque generan otros vicios.

Santo Tomás decía que "un vicio capital es aquel que tiene un fin excesivamente deseable de manera tal que en su deseo, un hombre comete muchos pecados todos los cuales se dice son originados en aquel vicio como su fuente principal". (II-II:153:4).

A los criados en la fe católica nos enseñan que la soberbia, la lujuria, la gula, la avaricia, la envidia, la ira y la pereza, son los siete pecados capitales.

Hemos traído a colación este tema, a propósito de los pecados capitales que hoy pueden estar llevando a la sepultura al Sistema de Transporte Masivo de Barranquilla bajo la dirección de Transmetro.

En nuestra columna del lunes 8 de abril hablamos de Transmetro como el colmo de un desastre empresarial anunciado y hoy debemos ratificarnos no solo en esa apreciación, sino en la convicción de que si queremos salvar al sistema es necesario exorcizarle los demonios para reincorporarlo a la senda de las virtudes de la alta dirección y gerencia, lo cual es clave si queremos evitar el colapso que hoy todos avisoran.

La soberbia ha imperado en Transmetro desde aquellos días en que iniciaba y no se escuchaban las advertencias. La lujuria está presente porque se ha exagerado el placer de montar a Barranquilla en el sistema, sin importar los problemas que se debían resolver para ello. Ese placer se ha buscado de manera desordenada. La gula ha hecho mella en Transmetro porque para su operación se anunciaron y se generaron hechos excesivos, lo cual no haría una empresa de altísimo nivel. La avaricia ha sido evidente cuando algunos de los actores del Transmetro lo único que quieren es dinero, sin importar que deba hacer la empresa para obtenerlo.

Un sector de socios hipócritas peca por la envidia al alegrarse de que al sistema le vaya mal. Otros se llenan de ira sin medida ante la sola posibilidad del rescate de Transmetro e insisten en hacerle la zancadilla. En nuestra opinión, muchos de los males que hoy salen a flote se han producido por la pereza y el descuido de las obligaciones empresariales. Es decir, no se ha hecho lo que se sabía debía hacerse.

De estos 7 pecados capitales de Transmetro, se derivan otros que enumero a continuación:

1. La sociedad civil barranquillera se ha tardado en reaccionar frente a los problemas de Transmetro.

2. La Gerencia de la empresa habría sido miope para identificar la influencia de dos funestos personajes que en todo momento tratan de ocultarle los males del sistema.

3. La improvisación y precipitud de los estudios iniciales que dieron origen a Transmetro.

4. El sobredimensionamiento del número de usuarios por día. Se habló de 350 mil cuando a la fecha no supera los 100 mil diariamente.

5. Ha faltado claridad respecto del cambio de naturaleza jurídica de la empresa al pasar de industrial y comercial del Estado a una sociedad por acciones simples, SAS.

6. No se tiene información sobre la composición accionaria de la empresa y lo que le corresponde al Distrito de Barranquilla en ella.
7. No se ha hecho la debida integración del sistema de transporte público.

8. El 17 por ciento del recargo que se le hace a la tarifa no ha sido cubierto por la Nación como se había comprometido, lo cual implica un retraso grave en las obras del sistema.

9. La Gerencia no ha hecho las exigencias que debía hacer y no ha coordinado adecuadamente con la Alcaldía Distrital ni el Gobierno Nacional, los desarrollos del sistema.

10. Un total de 84 buses del sistema está dañado en los patios del Portal de Soledad y los operadores han tenido que suspender 6 rutas alimentadoras, con lo cual el sistema pierde un flujo diario de 20 mil usuarios.

11. De manera injustificada se mantiene a Transatlántico, que ha sido incapaz de construir el Portal de Barranquillita y tampoco se le exige a Grandes Proyectos lo que corresponde al Portal de Soledad.

12. Tampoco se hace nada para que Recaudos SIT Barranquilla mejore el manejo de las taquillas del sistema.

13. Si los actuales operadores no están en capacidad de responderle al sistema, la Alcaldía de Barranquilla y el Ministerio de Transporte deberían allanar las condiciones para abrir un nuevo concurso que permita seleccionar a otros más sólidos y de mayores quilates en las grandes ligas de la movilidad urbana.

Los problemas están identificados, apremia el tiempo de las soluciones y Barranquilla espera la salvación de Transmetro, estamos listos a colaborar. Por favor visite www.josedavidname.com o escríbame a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Síganos en Twitter y Facebook

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
Ultima modificación: Viernes 12 de Abril de 2013 15:47

Senadores en Twitter

Síganos en redes