Senado de la República

Estás en: Inicio

Cultura de la desigualdad vs. Cultura de la equidad

Senador Carlos Baena Senador Carlos Baena

"A pesar del paso de los siglos, en las sociedades persiste el esfuerzo porque predomine la equidad y no la desigualdad": senador Carlos Baena (MIRA).

Bogotá, D.C., 29 de marzo de 2012 (Columna senador Carlos Baena).- En el tercer mes del año tuvieron lugar dos conmemoraciones esenciales para la humanidad: el Día de la Mujer y el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial. Las dos fechas recuerdan actos trágicos en los que tuvo lugar la pérdida de vidas humanas por causa del menosprecio hacia la mujer y hacia las personas afrodescendientes. En uno y otro caso, se responde al reto de lograr convivencia con respeto en todas las latitudes, mediante la aplicación de valores fundamentales como la justicia. A pesar del paso de los siglos, en las sociedades persiste el esfuerzo porque predomine la equidad y no la desigualdad.

En Colombia el esfuerzo por la equidad sigue vigente. El maltrato contra las mujeres, el uso de ácido para desfigurar rostros especialmente femeninos, la diferencia en la remuneración que por el mismo trabajo recibe una trabajadora en comparación con quienes desempeñan las mismas actividades siendo del sexo masculino, son expresiones de la persistencia de la desigualdad de género. En cuanto a las relaciones raciales, los actos de discriminación por la apariencia continúan surgiendo, impulsados por ciudadanos y hasta por funcionarios públicos, tal como sucedió hace algunas semanas en Cartagena.

La permanencia de desigualdades explica que las marchas de conmemoración del Día de la Mujer y de protesta por las formas de Discriminación, hayan sido multitudinarias en Colombia y en el resto del Mundo. A esas manifestaciones de descontento frente a desigualdades injustificadas se sumaron hombres y mujeres, afrodescendientes, mestizos, blancos y de todas las etnias, individualmente y mediante sus organizaciones. Convocar y participar de esas reuniones guiadas por causas de interés general, prueban la convergencia cívica de una ciudadanía alentada por valores políticos para transformar su realidad.

A la organización ciudadana característica de los poderes sociales y comunitarios, se agrega el poder político, el cual se concreta con leyes como la que penaliza la discriminación por razones de sexo y raza, y la que sanciona la desigualdad salarial entre hombres y mujeres. Ese poder político también es visible en la implementación de las normas, a cargo de la Rama Judicial, para el caso de la penalización, y de los Ministerios y entidades públicas, para las políticas de fomento. La conjugación de poder social, comunitario y político, asegura mejores comportamientos individuales y colectivos, para pasar de la cultura de la desigualdad a la cultura de la equidad.

Síganos en Twitter y Facebook

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
Ultima modificación: Lunes 09 de Abril de 2012 10:39

Senadores en Twitter

Síganos en redes