Senado de la República

Estás en: Inicio

Congreso distante vs. Congreso constante

Senador Carlos Baena Senador Carlos Baena

"Con el paso del tiempo, la actividad legislativa se complejiza en la medida que el País exige cuentas a quienes le representan": senador Carlos Baena (MIRA).

Bogotá, D.C., 22 de marzo de 2012 (Columna senador Carlos Alberto Baena).- Entre marzo y junio de este año se completa la segunda legislatura del Congreso de la República. A puertas de concluir un lapso más de esta cohorte de legisladores, la responsabilidad política y social resurge en los principales debates y proyectos normativos del país.

Con el paso del tiempo, la actividad legislativa se complejiza en la medida que el País exige cuentas a quienes le representan, que la normatividad incrementa las responsabilidades y que la calidad técnica y política de las propuestas y gestiones legislativas se vuelvan más visibles para la ciudadanía. En las transformaciones que durante los últimos años ha afrontado el Legislativo se pone de presente la decisión de forjar nuevas características de la relación entre el pueblo y el Congreso, al pasar de un trato distante a uno constante.

Los ejercicios ciudadanos de control son fundamentales para consolidar la relación constante entre el Legislativo y sus representados. En la cercanía entre el pueblo y su Congreso ha sido importante el papel de los medios de comunicación, las nuevas tecnologías y las evaluaciones de origen académico como la que efectúa Congreso Visible. Sin duda las audiencias públicas son también una fuente de relación entre Congreso y ciudadanía, y la presencia permanente de los congresistas en las regiones, mediante el contacto directo con los habitantes contribuyen a ese proceso.

Aún con estos avances, el País cuenta con retos para modernizar y hacer más ágiles y a la vista la relación con el Congreso. Para ello, avanzar en la rendición de cuentas como práctica general del legislativo puede resultar un ejercicio importante.

Las relaciones entre el Gobierno y el Congreso ayudan a configurar un Congreso con una relación constante con el Pueblo. La independencia solidaria que permite tanto el control político a la gestión del Ejecutivo, como el apoyo a iniciativas que resulten de beneficio para la ciudadanía, explica que la representación pueda equilibrar el papel de vigilancia al Gobierno con el de impulso a iniciativas que beneficien a la sociedad en general, a la manera de auténticos y públicos acuerdos temáticos en beneficio de la sociedad.

Tanto el control político como las leyes requieren de origen y resultados sustentados en el pueblo, sus necesidades, y sus expectativas. Desde su nacimiento, un Parlamento o Congreso se concibe como representante por excelencia del Pueblo, e instrumento para alcanzar una convivencia con respeto. Ese papel se renueva cada vez, especialmente en sociedades que como la colombiana tienen mucho por mejorar en sus instituciones, en las relaciones entre sus poderes, y en el vínculo entre la ciudadanía y sus representantes. De avanzar en estos aspectos, se acortará el camino ya asumido para pasar de un congreso distante a uno constante en la relación con los ciudadanos.

Síganos en Twitter y Facebook

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
Ultima modificación: Lunes 26 de Marzo de 2012 12:47

Senadores en Twitter

Síganos en redes